Sabía usted…

Cualquier cantidad de alcohol afectará su juicio y con ello su capacidad para conducir. Será difícil juzgar distancias y velocidad.

alcohol vs. conduccionLos efectos en el organismo pueden incluir:Reacciones más lentas; Incremento en la distancia para detenerse; Pobre capacidad para juzgar la velocidad y la distancia;* Reducción en el campo visual.El alcohol induce a la persona a tomar más riesgos en la conducción, aumentando el peligro para él y en general para todos los usuarios de la carretera.Analizando la destreza, coordinación, tiempo de respuesta y capacidad visual de personas con y sin consumo de alcohol. Se encontró que, si usted conduce con el doble del límite legal de alcohol es por lo menos 50 veces más probable que este implicado en un accidente fatal.

No hay una guía de seguridad en cuanto a cómo permanecer por debajo del límite legal de alcohol o cuánto puede beber y conducir con seguridad.
Esto depende de:

* Peso, Sexo, Edad, Metabolismo; Niveles de la tensión {stress}; Un estómago vacío;
* La cantidad y el tipo de alcohol ingerido.

La única opción segura es no beber si usted planea conducir. Nunca ofrezca una bebida a alguna otra persona que esté conduciendo.
El beber y el conducir no se mezclan!

Muchas personas han muerto o sufrido serias lesiones en accidentes de tráfico relacionados con el alcohol, las estadísticas son alarmantes y comprueban la relación directa que existe entre ellos. Si usted planea beber, no se arriesgue a conducir, considere lo siguiente:
* Tome un taxi; Use transporte público; Entregue su coche a alguien que no este bebiendo para su conducción;
* No entre en un coche conducido por una persona que haya bebido alcohol.

La mañana después…

Si ha estado bebiendo, Usted podrá estar afectado por el alcohol aun al día siguiente. Aunque se sienta bien al levantarse y considere estar en condiciones de conducir, es posible que se encuentre sobre el límite legal de alcohol o impropio para conducir. Es imposible librarse de los efectos del alcohol más rápidamente. Una ducha o baño, una taza de café, u otras maneras de reanimarse no ayudarán a disminuir el nivel de alcohol en sangre. La desaparición de los efectos toma su tiempo.

Algunas excusas:
“… me siento muy bien para conducir …”
Cualquier cantidad de alcohol afectará su juicio.

“… he tomado solo un par de copas …”
Incluso una sola copa afectará sus sentidos y por ello su conducción.

“… puedo controlar mi bebida …”
Puede pensar que controla su bebida, pero una vez bebido, tendrá dificultades para juzgar distancias y velocidad. Sus reacciones serán más lentas, así tardará más para parar el vehículo.

 
 

About the Author: